El centro de análisis de políticas públicas México Evalúa reveló que las anomalías en la nómina del magisterio le cuestan al erario un desfalco de al menos 51 mil millones de pesos anuales.

Al presentar el estudio Censo Educativo. Radiografía del dispendio presupuestal, el investigador Marco A. Fernández destacó que 26% de la nómina magisterial, que representa más de 591 mil profesores, muestra alguna irregularidad.

Explicó que calcularon la cifra con base en la comparación de los datos del Censo de Escuelas, Alumnos y Maestros del INEGI con las cifras de las nóminas.

El especialista dijo que el estudio detectó que las nóminas de los maestros que los estados reportan al gobierno “sugieren mentiras”.

Expuso que Tamaulipas es un caso que ejemplifica la denuncia, porque en el reporte que entregó a la SEP mencionó que tienen sólo dos maestros comisionados (que cobran sin dar clases), cuando el censo muestra que están mil 124 profesores en esa condición.

Según México Evalúa, los datos públicos indican que hay una serie de irregularidades en el pago de sueldos y ese costo equivale a 9.3 veces lo que destina la Federación al Programa Nacional de Becas, a 4.2 veces el presupuesto del Programa de Escuelas de Tiempo Completo y 2.6 veces los recursos que recibe el IPN en este año.

Sobre ese análisis, Mexicanos Primero, de Claudio X. González, calificó como “el robo del siglo” lo que ocurre en los estados con la nómina magisterial. “Los gobiernos estatales mienten  (…) cínicamente envían lo que se les antoja para cumplir un requisito (que pide la SEP). Eso revela impunidad total”, dijo.

Carlos Elizondo Mayer-Serra, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), resaltó la necesidad de acabar con las anomalías registradas, porque al tener datos parciales eso significa que el desfalco podría ser mucho más oneroso.